Reglamento de Salud

termometro3Tanto las madres y padres como el personal de la escuela actuaremos de manera responsable para evitar al máximo los riesgos de enfermedad en las instalaciones.

De cara a ofrecer las condiciones adecuadas en el centro, son fundamentales las medidas de limpieza así como la formación sanitaria de los y las profesoras-educadoras.

En beneficio de todos y todas, las familias también deben tener un comportamiento adecuado, llevando sanos a la escuela a sus criaturas. Para ello se establecen las siguientes medidas:

  • Si el niño-a tiene fiebre, o lo ha tenido el día anterior, no podrá acudir al centro. Si se detecta que está enfermo, se le llevará al pediatra para que realice un diagnóstico, sin el cual no podrá asistir a la escuela infantil.
  • Los síntomas pueden ser: fiebre, dificultad para respirar, alteración de los sentidos, náuseas, mucosidad o diarrea sangrante, heridas bucales, enrojecimientos sospechosos de la piel, infección ocular, malestar general…
  • Superada la enfermedad y poder volver al centro, la criatura deberá haber estado en casa sin fiebre como mínimo 2 días, mientras que, si la enfermedad ha sido más grave (neumonía, etc.), al menos una semana.
  • Las diarreas pueden ser muy contagiosas. Si se desata una epidemia, el niño o niña permanecerá en casa hasta su completa recuperación.

No todas las enfermedades necesariamente provocan fiebre para ser contagiosas. Se debe comunicar al pediatra que la criatura suele acudir a la escuela infantil y tanto la escuela como la familia deberán seguir los consejos médicos.

Si la niña o niño cae enfermo, los padres deberán hacérselo saber a la educadora o educador.

En casos de duda, la escuela puede solicitar permiso al pediatra para admitir a la criatura en la escuela.